Kayland Gravity GTX: El análisis de Jaime Moreno Montes

Las zapatillas de aproximación Gravity GTX se han revelado como un modelo cómodo, preciso y duradero.
Todo esto se consigue gracias a una acertada combinación de materiales naturales y sintéticos, la exclusiva tecnología Ekso Tech y la adherente suela Vibram.
El cuero y el recio tejido sintético junto al forro Gore Tex Extended Comfort hacen de las Gravity GTX unas zapatillas muy duraderas y resistentes, así como polivalentes para usarlas en todo tipo de terrenos y condiciones. Las he estado usando varias veces en uno de los terrenos más exigentes para el calzado de montaña: La abrasiva caliza de los Picos de Europa.
Tras andar por interminables pedreras, hacer pasos de hasta III+, subirlas dos veces al Pico Urriellu y haber realizado el Tour del Monte Rosa con ellas, están como el primer día. Ni un desgaste en las costuras, ni un punto suelto y ni un solo daño en los tejidos exteriores.
El sistema Ekso Tech cumple bien su función y le aporta mucha estabilidad lateral, algo en lo que este tipo de calzado suele estar algo flojo. Esta es una de las características más reseñables del modelo.
Los cordones hasta la propia puntera aseguran un ajuste preciso y personalizado, y la exclusiva suela Vibram Gravity funciona de manera excelente en todo tipo de terreno, incluso en el mojado y resbaladizo. Su puntera estrecha y técnica trabaja muy bien en pasos de escalada y nos da mucha seguridad.
En definitiva, un modelo muy polivalente del que sacaremos su mayor partido en terreno técnico de aproximación, crestas y trepadas en terreno de alta montaña, pero que no defraudará en sencillos caminos y senderismo.

Dejar respuesta