SUPER ICE EVO GTX de Kayland: La primera bota certificada CE para uso profesional de montaña

En las condiciones más extremas, incluso el más mínimo detalle puede marcar la diferencia. Cuando llevamos nuestro calzado de montaña hasta el límite, debemos estar seguros de poder hacerlo de manera segura, evitando cualquier riesgo innecesario.

Partiendo de esta base, Kayland ha desarrollado la Super Ice Evo GTX, la primera bota de alpinismo que ha obtenido la certificación CE para uso profesional de montaña, logrando además resultados más altos que los estándares europeos EN 20347 en términos de aislamiento en frío, transpirabilidad de cuero, resistencia al deslizamiento, absorción de energía y propiedades antiestáticas. Una bota que, además de ser perfecta para el alpinismo tradicional, las paredes de hielo y el senderismo, es adecuada para profesionales de la montaña, como encargados de mantenimiento de zonas de escalada, personal de seguridad de montaña y operadores de telesillas.
La parte superior está hecha de gamuza gruesa, con un alto grado de transpirabilidad, procedente de la famosa curtiduría del Tirol del Sur Perwanger, sinónimo de calidad absoluta y durabilidad; un cable especial de metal lo atraviesa, capturando los impulsos eléctricos y llevándolos a la plantilla, que los descarga a través del único bloque, haciendo que el zapato sea antiestático. El punto de flexión en el tobillo aumenta el paso sin renunciar a la protección. La membrana Gore-Tex® con aislamiento térmico es lo último en aislamiento, impermeabilidad y transpirabilidad. Una banda de goma antiabrasión de 360 ​​° protege al pie de golpes y puntas de roca. El cuello alto está hecho de tela para aumentar la sensación de comodidad en el ajuste, la parte posterior es ligeramente elástica para envolver mejor el comienzo de la pantorrilla. El conjunto de características técnicas de la parte superior se completa con el refuerzo en el maléolo, como lo exige la certificación CE, y el inserto estabilizador en el tobillo.
La plantilla de fibra de vidrio está acoplada a una capa de aluminio, lo que permite un mejor aislamiento térmico del suelo. La entresuela está hecha de poliuretano con diferentes densidades, que garantizan estabilidad, dispersión de impactos con el suelo y durabilidad en el tiempo, además de tener el grado de rigidez adecuado para el uso seguro de crampones automáticos, que se adhieren perfectamente a los insertos de TPU presentes en puntera y talón.
La suela Vibram® Teton es el non plus ultra para suelas de montaña; el teselado de 7 mm de espesor es ideal para moverse en terrenos mixtos y accidentados, y el compuesto de alpinismo específico es adherente y preciso en superficies resbaladizas. La suela también es antiestática en conformidad con los estándares requeridos por la certificación CE.

Dejar respuesta